viernes, 19 de mayo de 2017

La Iglesia del Convento de Santa María de Jesús (3): el Presbiterio.





La nave de la iglesia está separada del retablo mayor y del presbiterio por una cancela de hierro que ocupa todo el ancho de la misma. A ambos lados del presbiterio podemos ver un zócalo cerámico en tonos blancos, azules y amarillos datados a finales del siglo XVI y adjudicados a Alonso García. EL zócalo representa unos motivos alternos de clavo y punta de diamante que se superponen sobre guirnaldas y cenefas geométricas.


Por encima de los zócalos, y hasta el techo de la iglesia, existen unas pinturas murales muy deterioradas que representan temas monacales y a cuatro arcángeles, dos por cada uno de los muros.


En la parte superior de cada muro existe una ventana que permite la entrada de la poca luz natural que penetra en el templo. Estas ventanas están flanqueadas por ambos lados por las imágenes antes mencionadas.


En el muro de la epístola podemos ver un retablo extraño, un nazareno de talla completa que lleva el sobrenombre de Cristo del Perdón, que fue recompuesto por Cipriano Eugenio Ruiz a partir del antiguo retablo de la Virgen del Valle perteneciente a la Orden Tercera.

Llama la atención el techo de madera con muestras del arte mudéjar dando uso a unas lacerías y unos bellos mocárabes.


En el frontal del altar existen unas paños de azulejos que se trasladaron desde uno de los locutorios del desaparecido Convento de Santa Clara. En ellos se representa a Santa Clara, San Juan Bautista, San José con el Niño, San Francisco de Asís y la Inmaculada.


1 comentario: